21 nov. 2011

yo quiero ser como la tía Amalita.


Llegaron los 80 años de esta tía tan particular, la que esconde billetes bajo su blusa y jamás olvida ni uno solo de los quichicientos cumpleaños de sobrinos, sobrinonietos y hasta sobrino-bis-nietos. Esta fue una manera divertida de devolverle toda esa alegría que siempre nos supo contagiar. Gracias Ama.